Conocí el Mundo, con tan solo dar un Like

 

Escrito por: Melanie López
20/06/2019

Hola soy una joven Panameña, siempre he querido recorrer este laberinto llamado mundo. Lo digo así porque entre más te adentras, más maravillas descubres, actualmente estoy ahorrando para poder hacer posible ese viaje.

Un día navegando por Instagram vi un post sobre una famosa app llamada Tinder, la cual desconocía. Sin saberlo estaba ante mí el boleto que me llevaría a conocer muchos países. Por curiosidad no dudé en descargar la app. Era como escoger quien te gustaba y quien no, un mercado de amores, pensé. Di ‘’likes’’ a personas desconocidas que visitaban mi país. Mi primer match fue un Español (mi fin era conocer nuevas culturas), iniciamos una charla y decidimos vernos en persona. Conocí lo que era la Paella, plato Español cuyo ingrediente principal es el arroz.

Sin darme cuenta ya estaba adicta a Tinder, dar ‘’like’’ a alguien era como escoger cuál sería mi próximo destino. Mi siguiente parada Turquía. Por ese chico conocí El Corán, libro sagrado del Islam. A los pocos días desperté en Portugal, lastimosamente no conocí a Cristiano Ronaldo, pero si conocí a un joven Portugués. Él me adentró en la historia contándome sobre la librería más antigua del mundo: Livraria Bertrand, fundada en 1732. Ubicada en Lisboa, lo que más llamó mi atención fue saber que Lisboa es 400 años más antigua que Roma. Aquella librería fue premiada en el 2011 como la librería más vieja del mundo aún en funcionamiento, con 287 años.

Al poco tiempo me encontré a un judío, quien me habló sobre ‘’HaShem’’, término hebreo utilizado para referirse a Dios. Me percaté de que él jamás  escribía el nombre de Dios completo, sino de esta manera: ‘’D-os’’. Resulta que en el judaísmo se evita escribir o decir el nombre de Dios, para evitar pronunciar el nombre sagrado en vano.

Una noche llegó a mi un viaje sin escala. Bienvenidos a Alemania, alto y de 26 años directamente desde Hamburgo. Era curioso, pues él se sentía Colombiano, amaba ese país y hasta bailaba champeta. Cuando él me hablaba de Berlín, mi mente viajaba a ese lugar rodeado de pasto verde, en donde cualquiera se deleitaría con el Bratwurst, número de salchichas de origen alemán. Aprendí palabras en alemán y nos comunicábamos en inglés, esto me ayudó a perfeccionar  mi nivel en ese idioma. Por mi parte le enseñé a saludar de manera coloquial como se hace en mi país: ‘’hey, que xopa’’, él pensó que era como decir buenos días.  Cuando él visite un país latino saludará de esa manera, ya ven: ¡De Panamá para el mundo!

Volviendo al presente, estoy planeando tomar un avión para viajar a Alemania en el 2020, deseo ir por primera vez al Oktoberfest.

Tinder tiene mala reputación , pero para mi ha sido el mejor boleto para conocer muchos países, aprendí de historia, religión, comidas, costumbres, exploré otro idioma e hice eternos amigos. ¿Cuál creen que será mi siguiente destino?

Contacto

Creemos que una conversación es el inicio de grandes proyectos, hablemos!


397.6694 / 87
info@kalopublicidad.com
Edif. Edison Corp. Center, Vía Transístmica, Panamá

Kalo Publicidad © Todos los derechos reservados.

Espere un momento...

Cargando...