La guerra fría de la Publicidad

 

Escrito por: Kmilo Pinilla
22/05/2017

La Guerra había comenzado en un plaza pequeña y competitiva, que en todos los espacios hacia donde se viera estaba dominado por los mismos de siempre y no por su gran fuerza de despliegue; desde todos los puntos de vista parecía que todos nuestros rivales estaban armados hasta los dientes, nosotros nos adiestramos en la parte operativa y técnica, cuando ya logramos  las dos combinaciones, pusimos a prueba nuestras armas. Nuestro lote era pequeño, pero habíamos desarrollado tácticas para atacar, por vallas, revistas, catálogos y cuanto medio se travesara, a lo largo de la guerra vimos cómo se crearon nuevas escuadrillas capaces de todo, tenían como tarea principal caza y ataque y sobretodo cagarse el terreno, así que empezamos a recuperar espacio, mejor dicho un terreno, para más exactitud: un puesto de control, esto daba esperanzas, aprendimos a utilizar armas poderosas para poder operar en terrenos desfavorables, empezamos a adiestrar personal, porque teníamos que empezar a enfrentar la maquinaria más grande del mercado, ellos tenían radares que abarcaban clubes, celebridades, sociedades de apalancamiento, así que teníamos que equilibrar la inferioridad  de presupuesto con la capacidad humana,  todo para sortear y suplir las deficiencias de los medios y de los mismos de siempre, ciegos porque no teníamos contramedidas para esas bombas a gran escala que poseían ellos.

Determinamos con la ayuda de nuestra experiencia estudiantil, de la calle, uno que otro dummy y un cursito patrocinado por alguna marca grande en “anonimato”, el camino es complejo y arriesgado porque podían ellos darnos de baja en cualquier momento, pero ellos en su altura no contaban que en el horizonte al final se pierde la vista, ahora teníamos una fórmula, teníamos que volar bajo, tenían una gran defensa. Eso nos dio el escape, ahora era una carrera contra el tiempo. Algunas de las cosas se hicieron como ensayo y error, esto nos tomó un tiempo hasta que un día todos los parámetros estaban correctos, esto nos daba un alto porcentaje de ventaja, teníamos una formula correcta: Puntualidad y Calidad. Siempre con el ánimo de colaborar.

Esta guerra dejaba sus víctimas pero otros nuevos contrincantes aparecían, encontramos que muchos se degradan en la guerra puesto que el cerco se hacía cada vez más pequeño. ¡Nos sorprenden! a la distancia se escucha una alarma roja.

La comida empezaba a escasear, se habían abierto nuevos canales de comunicación ¡ahora la guerra era internacional!, de la manera mas cruda, sí, esa manera desleal en la que algunos no cobran: se regalan. Pero muchos de ellos no conocían el ambiente, sí, este clima adverso de la región, nunca se iban familiarizar con este target. Con nuestras botas llenas de barro, sorteamos vendavales, playas y selvas, las costumbres las entendemos, así que empezamos a luchar más duro, NOSOTROS YA CONOCÍAMOS EL TERRENO, pusimos fecha y alistamos todas las tropas, ellos hicieron una fase de reconocimiento, estoy seguro, hasta colocaron en su bitácora en cuántas horas nos destruirían, observamos todo el despliegue, todos abrimos fuego, de todos los frentes aparecieron bombas, nosotros nos salimos de la mira de tiro, volamos en medio de todos, logramos escapar, salimos de alcance, había poco que hablar, en el despeje todo estaba calmado, nosotros a distancia vimos los fogonazos de izquierda a derecha, era un despliegue a escalas nucleares como si fueran fuegos pirotécnicos. Nos empezaron a hostigar, nosotros ya no mirábamos atrás lo importante es que teníamos un gran escudo que absorbía todo lo que nos impactaba, el campo de batalla se había trasladado a otro lugar, la plaza donde comenzó todo estaba solo con observadores,  nosotros nos fuimos a muchas millas del campo de batalla, el conflicto dejo un sabor amargo, pero marcó el profesionalismo de maniobras y estrategias que jamás se habían demostrado.

Empezamos a ganar distancia, nuestro objetivo: volver al cuartel General,  todo pasó demasiado rápido, vimos muchos compañeros que se perdieron en el camino, muchos valientes. Alejados ya en calma, sin presión, se cambiaron los objetivos, cortamos la cadena, dejamos muchas cosas malas atrás, que muchos dicen dan experiencia, lo que realmente importante pasó, es el vínculo encontrado en la plaza. Lo que ella nos da y lo que nosotros le damos a ella. Siempre tendremos el espíritu combativo. Se dice que si quieres saber cómo te fue en la guerra pregúntarle a tu enemigo. La voluntad y el deseo de cumplir con cualquier misión, así que resalto la participación para defender este interés de mejorar la plaza día a día, de los que lo dieron todo, de aquellos que no volverán y es un honor trabajar con estos héroes vivos, esto sí es un gran honor. Estamos comprometidos con el amor a la publicidad siempre hecha con dignidad, vamos a seguir custodiando nuestra soberanía y seguir nuestro sueño, dejando huella, logrando dar batalla siempre y mejor aún trabajando duro pero ahora preferiblemente que sea por vía diplomática.

KALO Publicidad, seguimos en misión.

Categorías

Contacto

Es un placer atenderle, no dude en escribírnos para cualquier información que necesite llenando el formulario de contacto.
Nos encantaría trabajar con usted.


397.6694 / 87
info@kalopublicidad.com
Edif. Edison Corp. Center, Oficina 9-A
Vía Transístmica, Panamá

Kalo Publicidad © Todos los derechos reservados.

Espere un momento...

Cargando...