El Mundialista

 

Escrito por: Kmilo Pinilla
28/06/2018

En este mundial todos experimentamos sentimientos, emociones, un total experiencias que enriquecen, todos rodeados en una sola pasión, la cual se muestra de diferentes maneras: alegría, conmoción o tristeza; es claro que en muchas empresas se presentó un paréntesis para apoyar a la selección, para reunirse todos en la sala de conferencia y vestirse de patria, así la gente empieza a desprenderse del día a día, de los malos momentos para inundar el recinto con esperanza y ser hinchas, este hincha que se sube a la ola y que se maneja de acuerdo a ella o a donde lo lleve.

Ansiosos entraban con cierto ritmo al estadio (sala de reuniones), el equipo de la empresa empieza a ver destrezas, habilidades o emociones de aquellos compañeros a los que nunca les vieron alguna expresión de emoción o al menos desde ese aspecto profesional que para muchos es donde comparten la mayor parte de su tiempo y en el cual solo se conoce lo indispensable, o en otros casos en donde hay grandes amistades, pero en total en este recinto la camaradería no tiene ninguna cuestión.

De estas dos horas se desprenden: los gritos, el desespero, los que se arrancaron el pelo, los que se comieron las uñas, los que no quisieron ver la jugada, los que estaban discutiendo la jugada o los que refutaban información histórica, las risas, las lágrimas, los memes, los que animaban, los burlones, los objetivos, los callados, los creyentes, los neutrales (pero con la camisa puesta), los que tenían un apunte bueno o malo, los internacionales, los nerviosos, los nacionalistas, los que rezan, sobre todo entre todos ellos compartían no solo una camisa, sino fe, esa unión que encierra una energía mística y poderosa.

El gol los unía, o los deprimía, pero seguían apoyando como fuera, la lucha es en cada minuto y todos lo saben, no se quiere depender de la suerte.

La esperanza recorre todo corazón y extrañados salían de ahí, del estadio (la sala de reuniones), embriagados de muchos sentimientos! atónitos, independiente del marcador que se tuviera, unidos, llenos de emociones y así como los jugadores dejaron todo en la cancha.

Lo mejor es que siempre queda esa sensación de que "se podía dar más" y es aquí donde entra la conclusión: después del compañerismo vivido, de compartir esta historia que nos hace protagonistas también, hay que entender que es bueno mantener esa esperanza intacta, las emociones positivas, los sentimientos a flor de piel.

Vivir el minuto a minuto, así se tenga un fuera de lugar, en total es recuperar el balón, para ser el protagonista en todo, y así quedar siempre con la sensación del que se pudo dar mucho más! ese esfuerzo que acompaña a los guerreros, esos guerreros que acompañamos y que nos hacen ser parte de su equipo, de ese equipo grande lleno de virtudes y anhelos.

En este mundial viste entonces a tu equipo dentro y fuera de la cancha, así que como jugador, como hincha, eres parte de un equipo. Los ves entre semana, los ves siempre tratando de ser los mejores para ti, para ellos, para tu país.

Entonces cuando este mundial termine, nada a tu alrededor será como antes porque cuando dobles la camisa de tu selección y te pongas la camisa de tu equipo, querrás estar de nuevo con esos guerreros queriendo ser mejor CADA día.

Contacto

Es un placer atenderle, no dude en escribírnos para cualquier información que necesite llenando el formulario de contacto.
Nos encantaría trabajar con usted.


397.6694 / 87
info@kalopublicidad.com
Edif. Edison Corp. Center, Oficina 9-A
Vía Transístmica, Panamá

Kalo Publicidad © Todos los derechos reservados.

Espere un momento...

Cargando...